¿Qué impresión crees que tienen los demás de ti?

Si tienes ansiedad social probablemente sea algo que te preocupe y que te hayas preguntado más de una vez. Pero, ¿alguna vez te has parado a pensar en cuánto influye tu expresión facial, tu postura corporal, tu manera de hablar o tus gestos en esa imagen que proyectas a los otros?

La comunicación no verbal dice mucho de ti.

comunicación no verbal

La cruz de la comunicación no verbal

Hace unas semanas tuve que ir a la oficina a solucionar un tema de papeleos y el chico que me atendió hizo que me replanteara todo este embrollo de la comunicación no verbal.

Desde que me senté, noté su nerviosismo. Se mostraba inseguro, hablaba con voz entrecortada y baja, no apartaba la mirada de la pantalla de su ordenador, y en su cara se veía el mal rato que estaba pasando. La verdad, no me hubiera gustado estar en su pellejo en ese momento. Le veía a él y me veía a mí en otras ocasiones en las que también he tenido esa sensación de agobio y me preguntaba:

¿Podemos enmascarar nuestra inseguridad? ¿o la comunicación no verbal nos delata?

Hay mucha literatura, estudios y evidencia científica que correlaciona la inseguridad con algunos de los signos de la comunicación no verbal:

  • No mirar a los ojos
  • Mantener una postura encorvada (como replegado sobre ti mismo/a)
  • Hablar en voz baja
  • Cruzarse de brazos
  • Gesticular demasiado
  • Bajar la cabeza
  • Mantener mucha distancia para proteger tu espacio personal
  • Hablar muy rápido

Todos lo sabemos de manera intuitiva. Cuando detectamos alguna de estas señales en otra persona, automáticamente lo interpretamos como una muestra de timidez, de falta de confianza, de nerviosismo, de inseguridad y/o de incomodidad.

Es cierto que no siempre será así pero, la mayoría de las veces, acertaremos.

¿Te imaginas a Superman salvando al mundo con cara de susto?

No. Los superhéroes son seguros de sí mismos, se sienten capaces de acabar con el mal y se saben buenos. Su lenguaje corporal no se parece en nada al de la lista anterior. Y el de los líderes, las personas extrovertidas y los grandes comunicadores, tampoco.

De alguna manera, según sea tu comunicación no verbal así será la primera impresión que tengan los demás sobre ti. Porque la comunicación no verbal no lo dice todo de nosotros pero da muchas pistas. 

Y lo bueno de saberlo es que, en lugar de encontrar en esto una razón más para estar en tensión en cada interacción social, puedes verlo como una gran oportunidad para aprender a utilizar la comunicación no verbal como aliada y no como enemiga.

La cara de la comunicación no verbal

La sabiduría popular (que es muy sabia) dice que “tan importante es ser, como parecer”.

Puede que seas muy buen profesional, pero eso no es suficiente. También tienes que parecerlo. ¿De qué sirve ser un gran médico si no transmites profesionalidad y confianza a tus pacientes? Saldrán huyendo de tu consulta.

Los demás sólo reaccionan a lo que ven de ti.

Y es aquí donde entra en juego el poder de la comunicación no verbal. Parte de lo que ven son tus gestos, tu postura corporal, tu forma de expresarte, tu actitud. Así que, si sabes lo que causa una buena o una mala impresión, prueba a hacer lo que sí te acerca a los objetivos que quieres conseguir. Sea hacer nuevos amigos, que te contraten en una entrevista de trabajo o flirtear con la persona que te gusta.

Leí el otro día una cita de Inés Temple: “No puedes cambiar la cara que tienes pero sí puedes cambiar la cara que pones”. En este sentido, la sonrisa es una de las armas universales de la comunicación no verbal. No importa que estés nervioso o asustado, si sonríes, transmitirás emociones positivas en el otro.

Fíjate también en cómo interactúan las personas que tienen carisma y que se desenvuelven bien en las relaciones sociales y trata de comportarte como ellos. Aun a riesgo de parecer al principio un mal actor de serie B, puedes ir aprendiendo e incorporando a tu manera de comunicarte no verbalmente lo que conecta con los demás.

Porque no se trata de fingir quien no se es, sino de no cerrarse puertas. Si tus inseguridades no te dejan mostrarte como realmente eres, puedes conseguir muchos cambios a través del lenguaje corporal.

Dos recursos buenísimos sobre esto último:

El estudio (en inglés) sobre los cambios psicológicos, fisiológicos y de comportamiento que se experimentan con la postura de poder.

Y el vídeo de una de las autoras del artículo (Amy Cuddy). Te lo recomiendo porque habla de algo que no se conoce tanto y que es muy interesante; nuestras expresiones no verbales influyen no sólo en cómo vemos a los demás (y nos ven), sino también en cómo nos vemos a nosotros mismos.

Además, va con truco sencillo incluido para que puedas poner en práctica y compruebes que la comunicación no verbal también te puede ayudar a tener más seguridad en ti mismo/a.

(*Activa los subtítulos si lo necesitas)


Si te ha gustado el artículo y crees que puede ser interesante para otras personas, ¡compártelo en tus redes sociales!

¿Te gustaría leer más artículos como este?

Suscríbete a la newsletter. Te avisaré siempre que publique un nuevo post en el blog y te enviaré contenido relacionado con la web (cero spam, prometido)

3 comentarios

  1. A veces me pregunto si las veces que alguien se ha reído de mí por la calle es porque notan mi inseguridad. Notan que esquivo la mirada, que cambio de acera y cosas por el estilo. Es interesante esto que has publicado.

  2. Buen artículo. Encuentro bastante interesante el asunto. Desde mi experiencia, puedo decir que corregir la postura, en ciertas situaciones, me ayuda a sentirme de igual a agual con la persona que tengo delante. Erguir la espalda en lugar de encorvarla; simplemente eso ya me ayuda.

    No obstante, lo que transmitimos (tanto la comunicación verbal como la que no lo es) es fruto de nuestros esquemas de pensamiento y soy más partidario de trabajar sobre esto último. Frecuentemente, me digo que sólo somos personas y que aunque tenga una autoimagen débil frente a los demas, es solo producto del pensamiento irracional. Este va más allá de lo necesario y, por tanto, no tiene sentido darle más importancia. Me conviene dejarlo pasar.

    Creo que cuando desarrollamos esquemas más racionales (o apartamos los negativos) la comunicación se alinea en un sentido único y entonces es más fácil que la otra persona perciba la naturalidad de nuestra interacción.

    Saludos

  3. Interesante articulo. porque creo que da algunas respuestas a la pregunta ¿que imagen tienen de mi las personas con que interactuo? a veces es algo que no percibimos claramente y nos lleva a sacar
    juicios quivocados sobre ellas. saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario