¿Eres de esas personas que tienen una gran facilidad para charlar de lo que sea con cualquiera y caer bien a todo el mundo?

¿O de las que les cuesta horrores relacionarse con los demás y sufre cada vez que tiene que sentarse en una cafetería a conversar frente a frente con alguien?

A las personas con ansiedad social es fácil imaginarlas en la segunda situación.

La gente lo asocia con falta de habilidades sociales y, como si todas salieran del mismo molde, se da por hecho que siempre son torpes en las relaciones interpersonales. Los reyes de los silencios incómodos.

Pero… ¿qué hay de cierto en este cliché? 

Relación entre habilidades sociales y ansiedad social

No vamos a negar lo obvio. La idea de que habilidades sociales y ansiedad social van de la mano, no es nada descabellada. Yo diría que es hasta de sentido común.

¿Quién tiene más miedo al agua? El que no sabe nadar.

Las personas extrovertidas (ésas que disfrutan hablando mucho y con mucha gente y que son el alma de todas las fiestas) no sienten ansiedad cuando están en contextos sociales. Saben manejarse muy bien en ese tipo de situaciones y no las temen.

En cambio, las personas que no tienen las habilidades sociales entre uno de sus puntos fuertes son como peces fuera del agua. Al no tener los recursos ni la soltura necesarias para desenvolverse bien en situaciones sociales, no las disfrutan; las sufren.

Por eso se dice, con mucha razón, que: a mayor habilidad social, menor ansiedad social (-y viceversa-) 

Pero… ¿tienes ansiedad social porque te faltan habilidades sociales o te faltan habilidades sociales porque tienes ansiedad social? ¿Qué es antes: el huevo o la gallina?

En uno de los pocos artículos científicos que han estudiado la relación entre habilidades sociales y ansiedad social dice (-y cito literalmente-): “Posiblemente, la explicación más correcta sea que una elevada ansiedad social dificulta la expresión de las habilidades sociales, haciendo que el sujeto se comporte de forma más torpe a nivel social. Pero también es posible que una mayor falta de habilidad social produzca una mayor ansiedad en el individuo que se enfrenta a situaciones sociales. En ambos casos se produce un círculo vicioso que se autoalimenta, de tal modo que una mayor ansiedad social puede inhibir la expresión adecuada de las habilidades sociales, lo que, a su vez, hace que aumente la ansiedad y que ésta inhiba aún más la expresión de las habilidades sociales”

La pescadilla que se muerde la cola.

La realidad es que no se trata de una cuestión sencilla porque, sí, parece que las habilidades sociales algo tienen que ver con todo esto, pero no siempre son la respuesta a por qué nos cuesta relacionarnos con los demás.

Ni todas las personas con falta de habilidades sociales, tienen ansiedad social. Ni todas las personas con ansiedad social, tienen falta de habilidades sociales.

Lo que sí es seguro es que las personas que tienen problemas de ansiedad social (-tengan de antemano muchas o pocas habilidades sociales-) las suelen perder en el momento en el que están en la situación que temen.

Y eso es como no tenerlas.

Da igual que seas muy hablador con personas de tu confianza, si cuando estás con desconocidos te quedas mudo. Da igual que sepas mucho sobre un tema, si no eres capaz de explicarlo cuando te preguntan. Puedes parecer aburrido y tonto, sin serlo. 

Quizá por eso, a veces, te cuesta tanto relacionarte con los demás.

Problemas comunes de habilidades sociales en personas con ansiedad social

habilidades sociales

Ilustración de Paula Bonet

No hay tantas diferencias entre lo que te pasa a ti y lo que le pasa a otros que también sienten ansiedad y dificultades en contextos sociales.

Las emociones que hay por debajo suelen ser las mismas y la manera de comportarse en esas situaciones, parecidas.

Si sueles leer los grupos y foros que hay sobre fobia social verás que, con distintas palabras, se repiten muy a menudo frases como éstas:

  • No sé cómo iniciar una conversación. Me quedo en blanco, no sé de qué hablar, no me salen temas.
  • Tengo la sensación de que las personas se aburren conmigo.
  • No soy capaz de mirar a los ojos cuando hablo. Me siento violento/a y muy incómodo/a.
  • Piensan que soy borde y serio/a. Confunden mi vergüenza y mis miedos con antipatía.
  • Soy muy parco/a en palabras. Doy respuestas cortas y cuento las cosas de manera rápida y escueta porque quiero acabar lo antes posible. Me pongo nervioso/a por la atención que hay puesta sobre mí cuando hablo.
  • Le doy vueltas a las conversaciones que he tenido pensando “tenía que haber dicho esto” o “no tenía que haber dicho esto otro”.
  • Me cuesta mucho expresarme. No sé explicar ni verbalizar lo que pienso.
  • No puedo disimular mis nervios. Me trabo, me sonrojo, tartamudeo…
  • Mientras el otro habla, no escucho; estoy preocupado/a pensando en lo que voy a responder.
  • Siento que no suelo caer bien a la gente.
  • Doy la imagen de ser una persona fría y distante. No consigo conectar emocionalmente con la otra persona.
  • Las situaciones sociales me agotan. Pongo demasiada energía en controlar los síntomas de la ansiedad y en parecer espontáneo y natural.

***

¿Te has reconocido en alguno de los problemas más comunes? ¿A ti también te cuesta relacionarte con los demás? ¿crees que es por falta de habilidades sociales?  ¿o por qué? Escribe y te leo en los comentarios de abajo.


Y si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

¿Te gustaría leer más artículos como este?

Suscríbete a la newsletter. Te avisaré siempre que publique un nuevo post en el blog y te enviaré contenido relacionado con la web (cero spam, prometido)

94 comentarios

  1. Hola no logro conectar con la gente en una reunión , me da pena hablar trato de interacturar pero siento que las personas no lo toman y me siento mal por eso y después de esas reuniones con familia o conocidos prefiero no volver hablar con ellos sin que ellos me hubieran hecho algo malo siempre me cuestiono el porque trato de ser una persona abierta pero algunas personas se me cierran no entiendo prefiero no volver hablar con ellas para evitar esa incomodidad leyendo este blog ahora entiendo lo que padezco en estas situaciones y uno se empoeza a sentir solo igualmente pasa con las mujeres creo que ven como un hombre aburrido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario