¿Eres de esas personas que tienen una gran facilidad para charlar de lo que sea con cualquiera y caer bien a todo el mundo?

¿O de las que les cuesta horrores relacionarse con los demás y sufre cada vez que tiene que sentarse en una cafetería a conversar frente a frente con alguien?

A las personas con ansiedad social es fácil imaginarlas en la segunda situación.

La gente lo asocia con falta de habilidades sociales y, como si todas salieran del mismo molde, se da por hecho que siempre son torpes en las relaciones interpersonales. Los reyes de los silencios incómodos.

Pero… ¿qué hay de cierto en este cliché? 

Relación entre habilidades sociales y ansiedad social

No vamos a negar lo obvio. La idea de que habilidades sociales y ansiedad social van de la mano, no es nada descabellada. Yo diría que es hasta de sentido común.

¿Quién tiene más miedo al agua? El que no sabe nadar.

Las personas extrovertidas (ésas que disfrutan hablando mucho y con mucha gente y que son el alma de todas las fiestas) no sienten ansiedad cuando están en contextos sociales. Saben manejarse muy bien en ese tipo de situaciones y no las temen.

En cambio, las personas que no tienen las habilidades sociales entre uno de sus puntos fuertes son como peces fuera del agua. Al no tener los recursos ni la soltura necesarias para desenvolverse bien en situaciones sociales, no las disfrutan; las sufren.

Por eso se dice, con mucha razón, que: a mayor habilidad social, menor ansiedad social (-y viceversa-) 

Pero… ¿tienes ansiedad social porque te faltan habilidades sociales o te faltan habilidades sociales porque tienes ansiedad social? ¿Qué es antes: el huevo o la gallina?

En uno de los pocos artículos científicos que han estudiado la relación entre habilidades sociales y ansiedad social dice (-y cito literalmente-): “Posiblemente, la explicación más correcta sea que una elevada ansiedad social dificulta la expresión de las habilidades sociales, haciendo que el sujeto se comporte de forma más torpe a nivel social. Pero también es posible que una mayor falta de habilidad social produzca una mayor ansiedad en el individuo que se enfrenta a situaciones sociales. En ambos casos se produce un círculo vicioso que se autoalimenta, de tal modo que una mayor ansiedad social puede inhibir la expresión adecuada de las habilidades sociales, lo que, a su vez, hace que aumente la ansiedad y que ésta inhiba aún más la expresión de las habilidades sociales”

La pescadilla que se muerde la cola.

La realidad es que no se trata de una cuestión sencilla porque, sí, parece que las habilidades sociales algo tienen que ver con todo esto, pero no siempre son la respuesta a por qué nos cuesta relacionarnos con los demás.

Ni todas las personas con falta de habilidades sociales, tienen ansiedad social. Ni todas las personas con ansiedad social, tienen falta de habilidades sociales.

Lo que sí es seguro es que las personas que tienen problemas de ansiedad social (-tengan de antemano muchas o pocas habilidades sociales-) las suelen perder en el momento en el que están en la situación que temen.

Y eso es como no tenerlas.

Da igual que seas muy hablador con personas de tu confianza, si cuando estás con desconocidos te quedas mudo. Da igual que sepas mucho sobre un tema, si no eres capaz de explicarlo cuando te preguntan. Puedes parecer aburrido y tonto, sin serlo. 

Quizá por eso, a veces, te cuesta tanto relacionarte con los demás.

Problemas comunes de habilidades sociales en personas con ansiedad social

habilidades sociales

Ilustración de Paula Bonet

No hay tantas diferencias entre lo que te pasa a ti y lo que le pasa a otros que también sienten ansiedad y dificultades en contextos sociales.

Las emociones que hay por debajo suelen ser las mismas y la manera de comportarse en esas situaciones, parecidas.

Si sueles leer los grupos y foros que hay sobre fobia social verás que, con distintas palabras, se repiten muy a menudo frases como éstas:

  • No sé cómo iniciar una conversación. Me quedo en blanco, no sé de qué hablar, no me salen temas.
  • Tengo la sensación de que las personas se aburren conmigo.
  • No soy capaz de mirar a los ojos cuando hablo. Me siento violento/a y muy incómodo/a.
  • Piensan que soy borde y serio/a. Confunden mi vergüenza y mis miedos con antipatía.
  • Soy muy parco/a en palabras. Doy respuestas cortas y cuento las cosas de manera rápida y escueta porque quiero acabar lo antes posible. Me pongo nervioso/a por la atención que hay puesta sobre mí cuando hablo.
  • Le doy vueltas a las conversaciones que he tenido pensando “tenía que haber dicho esto” o “no tenía que haber dicho esto otro”.
  • Me cuesta mucho expresarme. No sé explicar ni verbalizar lo que pienso.
  • No puedo disimular mis nervios. Me trabo, me sonrojo, tartamudeo…
  • Mientras el otro habla, no escucho; estoy preocupado/a pensando en lo que voy a responder.
  • Siento que no suelo caer bien a la gente.
  • Doy la imagen de ser una persona fría y distante. No consigo conectar emocionalmente con la otra persona.
  • Las situaciones sociales me agotan. Pongo demasiada energía en controlar los síntomas de la ansiedad y en parecer espontáneo y natural.

***

¿Te has reconocido en alguno de los problemas más comunes? ¿A ti también te cuesta relacionarte con los demás? ¿crees que es por falta de habilidades sociales?  ¿o por qué? Escribe y te leo en los comentarios de abajo.


Y si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

¿Te gustaría leer más artículos como este?

Suscríbete a la newsletter. Te avisaré siempre que publique un nuevo post en el blog y te enviaré contenido relacionado con la web (cero spam, prometido)

100 comentarios

  1. Hola no logro conectar con la gente en una reunión , me da pena hablar trato de interacturar pero siento que las personas no lo toman y me siento mal por eso y después de esas reuniones con familia o conocidos prefiero no volver hablar con ellos sin que ellos me hubieran hecho algo malo siempre me cuestiono el porque trato de ser una persona abierta pero algunas personas se me cierran no entiendo prefiero no volver hablar con ellas para evitar esa incomodidad leyendo este blog ahora entiendo lo que padezco en estas situaciones y uno se empoeza a sentir solo igualmente pasa con las mujeres creo que ven como un hombre aburrido

  2. Con lo que me sentí más identificado, es que no tengo ningún tema de conversación, tengo la sensación de que aburro a cualquiera, aveces saco temas por hablar, y al final resulta siendo estúpido, es por eso también que no me atrevo a decir algo, y te go la sensación de que soy un fastidio, y bueno, eso es en general, por fin leo algo que me identifica harto,
    muchas gracias.

  3. Hola! Estuve viendo mi comportamiento y me siento incómoda y frustrada cuando tengo que interactuar en todos los ambitos de mi vida. Me está pasando en el trabajo, profesorado, familia o cualquier momento dónde hay otros seres. Estudio profesorado en teatro me encanta! Pero por momento empiezo a dudar si voy a poder llegar a mis alumnos. Siento que lo que tengo para decir nunca lo saco a los demás. Y si lo hago la forma es como impuesta. Me aburro fácilmente y quiero huir imediatamente de cualquier situación.
    No puedo conocer gente nueva siempre estoy insegura de mi. Siento que voy a ser rechazada. Y para lo peor termina siendo así. Hoy me dí cuenta que tengo que hacer algo con esto. Qué me está afectando. Nada me entretiene y me cuesta mucho sonreir. Mucho.

  4. Vaya crei que era el unico pero veo a otras personas con el mismo problema a mi me cuesta relacionarne con los demas me cuesta saludar tener un tema de conversacion y me falta confianza

  5. Yo, no se qué decir, se me nubla la mente pensando en cual es la mejor opción sin cagarla, y al final no termino diciendo nada, lo que me hace sentir peor y mas se me nubla la mente. Creo que he desarrollado habilidades sociales con la experiencia pero noto que no soy yo, no soy natural, yo en verdad soy,( y lo creo), mas aburrido. Y si no fuera por esos trucos que he aprendido no me relacionaría. También depende mucho del contexto, si voy con alguien conocido quizás le digo algo a esa persona y otro hace un comentario sobre lo que he dicho y así empieza, y a cada paso que doy me doy «golpecitos» en la espalda. Eso cuando sale bien, pero cuando sale mal,,,

  6. Me siento identificado con casi todo los ejemplos que has puesto. Cuando estoy con una persona puedo ser capaz de conectar y conocer a esa persona pero si estoy con dos o más personas ya me anulo. Me quedo en blanco, no se de que hablar, no se opinar, no se explicarme. Me quedo como si fuese un mueble.
    Soy consciente de que me hace falta hacer amigos pero no consigo abrirme ni encajar en algún grupo. Me siento bien solo pero añoro tener planes y hacer cosas divertidas con gente. Si alguien sabe de alguna terapia o algún foro donde haya más información… Lo agradecería

  7. ESTOY PENSANDO EN ESCRIBIR UN LIBRO CONTANDO MI HISTORIA. ES INTERESANTE, DEBERÍAN LEERLA Y CUALQUIER COSA ME PUEDEN CONTACTAR. ANIMO!!! Me identifico con todos los puntos que menciona este artículo. Toda mi vida he sido muy tímida. De niña, inclusive intentaba pasar desapercibida en ciertas situaciones que me generaban incomodidad. Sin embargo, con la gente que me generaba confianza me volvía extrovertida. Siempre tuve mi grupo de amigas en el colegio, nunca estuve sola, también iba todos los días al gym y me hablaba con varias personas allí. Pero en situaciones donde me tocaba interactuar con gente desconocida, me quedaba completamente muda. Cuando empecé la universidad y ya no estaba con mi grupo de amigas del colegio, empecé a estar muy sola, casi en toda la carrera no conseguí amigos. Sin embargo, los fines de semana siempre me gustaba ir a fiestas y eso lo hacía desde que estaba en el colegio y así conocí mucha mucha gente, era popular en las fiestas pero después entendí que era porque todo el tiempo estaba alcoholizada y ahí me convertía en el alma de la fiesta, pero en situaciones sin alcohol no era capaz ni de hablar. Después de un tiempo decidí dejar las fiestas porque ya no me hacía bien el alcohol y quise conocer gente en otras lugares estando sobria. Y así me he dado cuenta que no tengo nada de habilidades sociales; me da ansiedad, prefiero no estar con personas, evado las conversaciones y me he quedado muy sola porque los amigos que tenía solo estaban ahí para salir a bailar y beber alcohol. Desde entonces, he empezado a preguntarme por qué no tengo esas habilidades sociales y después de todo este tiempo he encontrado la causa: siempre me sentí fea, tuve una condición en un nervio facial que desde pequeña me comenzó a paralizar los músculos de la cara y deformó mi mordida. Mi cara por lo tanto siempre tuvo un aspecto de cansancio, inexpresividad, y con una asimetría muy notoria. Como antes no me preocupaba por eso, no sabía que tenía esa condición que no sólo me generaba problemas estéticos, también problemas para pronunciar palabras (una especie de ceceo y de no poder pronunciar bien la r). Yo NO era consciente de que tenía este problema yo pensaba que yo “era así”, y jamás pensé que detrás de eso había una patología que debía corregirse porque me estaba deformando la cara con los años. Aunque no tenía claro que tenía este problema, en el fondo era lo que siempre me generaba inseguridad. La deformidad en mi cara también me generaba mucha inseguridad y por lo tanto evitaba que la gente me observara o me prestara mucha atención. Sentirse fea, rara y sin hablar bien fue lo que jamás me dejó desarrollar bien mi personalidad, pues evitaba a toda costa interactuar con los demás. Esto que estoy contando, me sucedió toda mi niñez, adolescencia y parte de mi juventud hasta que gracias a mi primer novio, empecé a conocerme a mí misma; me volví mas “consciente” de mi ser, de mis pensamientos, de mis miedos, mis inseguridades e inclusive llegué a considerar que había algo en mi cara que no estaba bien y que debía solucionar yendo a algún médico. De esta forma, recibí la respuesta de un cirujano maxilofacial, afirmando que efectivamente mi cara no estaba así porque así era yo, si no que realmente había una patología (yo le llamo enfermedad), que debía corregirse. Siendo así, empecé un tratamiento maxilofacial, de ortodoncia, de fonoaudiología y terapia del lenguaje. La terapista es quien me ha explicado bien cómo se desarrolló mi enfermedad y todos los problemas emocionales que me causó. Después de 2 años he notado un cambio y mejoría impresionante, en especial a nivel estético, inclusive mi postura y mi cuerpo se habían visto afectados y ahora me veo más alta y esbelta. Es impresionante mi cambio, ejercitando los músculos de la cara diariamente y corrigiendo mi mordida me ha cambiado tanto que es como si me hubiera operado toda la cara (así como esa mujer promedio, normal que se opera la nariz, los párpados, los pómulos, diseño de sonrisa y termina siendo una mujer bastante hermosa, así tal cual solo que de una forma natural). Es tan impresionante mi historia que poco a poco me he dado cuenta que mi cara es naturalmente bella, que si no fuera por esa condición y todos los problemas que me causó, mi cara hubiera sido completamente distinta, como lo es ahora. Para mí es algo increíble, tanto que estoy empezando a cumplir el sueño que tuve desde pequeña: ser modelo, algo que jamás pensé que iba a lograr porque no me sentía linda ni segura, pero que siempre llevé en mi sangre y en mi corazón. Hoy en día atraigo un montón de miradas de las personas, los chicos me hablan un montón y lo mejor de todo: me estoy empezando a sentir increíblemente bien conmigo misma, estoy empezando a amarme y a ser quien realmente soy yo. Sin embargo… y es a lo que voy con todo esto: por más bien que me sienta físicamente y emocionalmente, NUNCA desarrollé mis habilidades sociales, 22 de mis 24 años fui una persona extremadamente insegura y tímida. Entonces ahora me siento diferente por fuera pero sigo siendo la misma por dentro: la niña introvertida, que pasa desapercibida en reuniones con gente desconocida e inclusive a veces con conocidos… y lo peor de todo es que cuando las personas me ven por primera vez, se acercan a hablarme y a conocerme pero al ver que soy torpe para socializar, algunos terminan decepcionándose y hasta ahí llegan las conversaciones, de seguro porque me ven y esperan otra cosa. Eso me desanima mucho y aunque no me pasa con todo el mundo, sí me pasa mucho y eso contribuye a sentirme fracasada en mis relaciones interpersonales, inclusive en mi trabajo y todo que debo interactuar con muchas personas. También siento que ahora llamo más la atención de las personas, entonces la gente se fija más en mí, es como si ya no pudiera pasar desapercibida y no preocuparme por eso. De verdad que siento que transmito mucha inseguridad cuando hablo con alguien; me cuesta mucho mirar a los ojos, evado conservaciones, a veces me intimido y me pongo roja, digo cosas torpes pero siento que es por la misma ansiedad… es lo peor. Y aunque siento que he mejorado por la misma situación, porque más o menos he estado “obligada” a hablar con más gente por lo que se acercan más a mí y eso, siento que me falta mucho por tener esas habilidades sociales y lo más grave es que todo eso me produce estrés y me baja el autoestima porque siento que no tengo qué ofrecerle a los demás si no soy una persona segura y porque tiendo a alejarme de las personas, inclusive de las que quiero por ese miedo que tengo. A veces cuando hablo con las personas de frente, es como si sintiera que tengo la misma cara de antes, que la gente se diera cuenta de eso y me fueran a juzgar. Mi pronunciación no ha mejorado mucho, y también me da inseguridad. Necesito ayuda! De verdad que mi historia es muy rara y no la había compartido con nadie, literal la historia del patito feo, pero todas esas inseguridades del pasado quedan ahí adentro. Les agradezco si llegaron hasta aquí, creo que entre nosotros los que sufrimos de ansiedad social podemos ayudarnos y apoyarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario