¿Te acuerdas del post en el que hablábamos de cuáles eran las situaciones a las que puede temer una persona con ansiedad social?

¿Qué pasa si a eso a lo que temes es algo básico y crucial para tu vida? Hoy vamos a poner voz a uno de los miedos más incapacitantes: el miedo a trabajar.

Profesiones

Qué se sabe del problema

Si la ansiedad social es poco conocida, el miedo a trabajar es directamente invisible.

Las personas que no sufren este problema, ni lo conocen ni lo entienden cuando lo escuchan. Piensan que esto es cuento. Excusas de vagos, flojos, inmaduros y niños de papá y mamá.

Es cruel porque no sólo lo ignoran sino que también lo juzgan.

Los profesionales del ámbito de la salud mental tampoco han tomado conciencia de ello aún. Este tipo concreto de fobia social no se ha estudiado en profundidad y apenas se sabe nada acerca del tema. Han renombrado el miedo a trabajar con el nombre técnico de ergofobia y poco más. Un vacío enorme de información, como si no existiese.

Pero existe. 

En los foros de internet hay muchas historias de personas que tienen miedo a trabajar. Si las lees, entenderás que va más allá de las quejas diarias de un «no me gusta mi trabajo».  Hablamos de: trabajar como sinónimo de ansiedad, de noches de insomnio, de pánico cuando suena el despertador y cuando llega la hora de salir de casa… Hablamos de miedo.

¿Cómo alguien puede tener miedo a trabajar?

Para comprenderlo hay que saber que, detrás de ese miedo tan general y ambiguo, se esconden otros miedos más específicos y reconocibles:

  • Miedo a no ser competente
  • Miedo a las relaciones sociales en el contexto laboral

1. Miedo a no ser competente


Todos hemos sentido cierto nerviosismo y ansiedad en nuestro primer día de trabajo o cuando nos han pedido que realicemos un tarea nueva que no estamos muy seguros de saber hacer. Esos nervios son los nervios lógicos que cualquiera puede tener y es normal sentirlos.

Tener la creencia irracional de que todo lo vas a hacer mal… no lo es.

Las personas con miedo a trabajar son la inseguridad con patas. No tienen confianza (ni en sí mismos ni en sus capacidades) y dudan de todo: ¿Lo estaré haciendo bien?, ¿meteré la pata?, ¿será mejor hacerlo así?, ¿o asá?.

Por fácil e irrelevante que sea lo que tengan que hacer, afrontan las actividades del día a día en el trabajo con la tensión de un controlador aéreo. Sienten como si estuvieran a punto de estrellar aviones a todas horas y eso es agotador porque cualquier tarea es un reto titánico y todo fallo, un desastre.

Tienen miedo a equivocarse porque, para ellos, un error no es un simple fallo; es una prueba más de su incompetencia y una razón de peso para ser criticados y rechazados.

En el fondo, ése es tu mayor miedo. Demostrar a los demás (y a ti mismo) que no sabes, que no eres capaz, que eres tonto, torpe… Confirmar tu sentimiento de inutilidad y poca valía.

Para protegerse de esos errores tan temidos muchas personas desarrollan el mecanismo de defensa del perfeccionismo. Pero la presión por intentar tener todo bajo control y no equivocarse, lejos de ayudar, suele ser un problema añadido. Quieres hacerlo todo tan bien, que terminas por hacerlo todo regular-mal-fatal.

Lo que tienes que entender es que es la ansiedad, y no tu falta de capacidad, la que hace que no des pie con bola.

2. Miedo a las relaciones sociales en el contexto laboral


El trabajo es un lugar cargado de ansiedad. Estás en un espacio (generalmente cerrado) en el que tienes que interactuar todos los días con otras personas y no hay margen para elegir con quién, cómo ni cuándo. Quieras o no quieras, te ves obligado a relacionarte con tus jefes y tus compañeros de trabajo.

Para alguien con problemas de habilidades sociales, esto puede llegar a ser una tortura.

El momento café con compañeros; las reuniones; trabajar de cara al público; ir a pedir las vacaciones al jefe… Hay miles de situaciones en el día a día de cualquier trabajo que ponen a prueba tu capacidad para relacionarte.

No es infrecuente que las personas con falta habilidades sociales no encajen en el ambiente laboral y desarrollen miedo a acudir al trabajo. E incluso que, por sus características de personalidad, lleguen a ser víctimas de acoso laboral por parte de compañeros de trabajo o de superiores. Los individuos introvertidos, neuróticos y sumisos tienen mayor probabilidad de ser acosados.

Los síntomas de la ansiedad en el trabajo

Miedo a trabajar

  • Bloqueo Mental. Conocido de manera coloquial como «Quedarse en blanco».  Tu cerebro se colapsa y no es capaz de procesar ni retener nueva información. Anula tu capacidad para pensar y para tomar decisiones. Te paraliza.
  • Dificultades en la concentración y la atención. En lugar de centrarte en lo que estás haciendo o en escuchar lo que el otro te está diciendo, oyes tus propios pensamientos del tipo: «No sé cómo lo voy a hacer», «Tengo que entender lo que me está pidiendo», «Se me está notando tenso»
  • Problemas de memoria. Se te olvidan las cosas y tienes dificultad para recordar.
  • Falta de razonamiento lógico. No se es capaz de dar respuesta a situaciones y problemas fáciles y de sentido común que, en otras circunstancias (sin la ansiedad puntual del momento), se resolverían sin esfuerzo.
  • Comportamientos no espontáneos ni naturales. La ansiedad te tensiona y muestras rigidez en tu manera de actuar con compañeros y jefes: dices incoherencias, cometes torpezas-errores bobos, te mantienes callado cuando hay que hablar, etc. Puede llegar a crear un ambiente laboral incómodo.
  • Inseguridad. Dudas de todo y por todo.
  • Excesiva auto-exigencia. Nunca nada está del todo bien, siempre hay algo que mejorar, todos lo hacen mejor que tú.
  • Sensibilidad y susceptibilidad a las críticas. Cualquier comentario de mejora en relación a tu trabajo lo interpretas como descontento general contigo y con tu manera de trabajar.

Consecuencias del miedo a trabajar

¿Qué pasa si mantienes la ansiedad en el trabajo durante demasiado tiempo y terminas desarrollando un miedo generalizado a trabajar?

Éstas son algunas de las consecuencias de este miedo:

  • Menor productividad y calidad. Las dudas y las inseguridades enlentecen el trabajo, y la ansiedad, entorpece tu desempeño. Esa mala mezcla hace que, muchas veces, haya un descontento real con tu trabajo.
  • Mal clima laboral. Rechazo de compañeros/as y dificultades en las relaciones con las figuras de autoridad.
  • Irritabilidad y fatiga. Malgastas demasiada energía en pensamientos obsesivos sobre el trabajo y trasladas tu frustración laboral a otras áreas de tu vida.
  • Autoconcepto negativo («no soy inteligente», «soy un desastre»… ). Esta manera de verte termina empujándote al sentimiento de inutilidad y poca valía personal e, inevitablemente, afecta a tu autoestima (que suele estar por los suelos). Puede llevar a la depresión e, incluso, a pensamientos e ideación suicida.
  • Incapacidad para llevar una vida independiente. Un trabajo es la pieza principal del dominó. Si cae esta primera ficha, todo lo demás cae de seguido. Sin trabajo, no hay dinero; sin dinero, no puedes pagar alquiler, hipotecas, vacaciones, cursos de formación ni terapias para tratar de salir del problema. Cuando el miedo impide trabajar se corre el riesgo de depender económicamente de otros y resulta muy difícil tomar las riendas de la propia vida.
  • Vergüenza y rechazo social. Hay una pregunta que, más pronto que tarde, siempre te harán cuando conozcas a alguien: «Y tú, ¿a qué te dedicas?». En la sociedad en la que vivimos el trabajo es el rey, hasta el punto de que hemos convertido trabajo en identidad personal: «Eres lo que haces«. Parece que si fallas en este área de tu vida, eres un vago, un incompetente, alguien poco interesante o, directamente, un fracasado y un perdedor. Por eso, no es fácil hablar de este tipo de miedos. La incomprensión de los demás hace que te de vergüenza reconocerlo.

***

¿Tú también tienes miedo a trabajar?  Cuéntanos tu experiencia en los comentarios o sigue en el blog leyendo este otro artículo que también te puede interesar: Qué hacer si tienes miedo a empezar en un nuevo trabajo o sientes ansiedad en el que estás


Y si crees que puede ayudar a otras personas, ¡compártelo en tus redes!

¿Te gustaría leer más artículos como este?

Suscríbete a la newsletter. Te avisaré siempre que publique un nuevo post en el blog y te enviaré contenido relacionado con la web (cero spam, prometido)

278 comentarios

  1. No te imaginas como te entiendo… acab de rechazar un trabajo por el que he estudiado y me apasionaba. No puedo mas, estoy en un estado de ansiedad y malestar que me esta matando. Ya no se como afrontar tido esto y me meto en una edad muy complicada.

  2. Hola, yo tengo 24 años y me estoy preparando unas oposiciones. Solo la idea de presentarme al trabajo me genera mucha ansiedad porque no me siento para nada preparada. De hecho, llevo un mes que apenas he podido estudiar y me siento muy mal, deprimida, porque sé que estoy desaprovechando una buena oportunidad. No me reconozco, me siento una auténtica cobarde y mi autoestima está mermada debido al sentimiento de dependencia que tengo de mis padres. No tengo nada de experiencia laboral y eso es lo que me presiona, el hecho de unirme al mercado lo antes posible porque si no se me pasará el arroz y nadie me contratará. Nadie me presiona, solo yo misma, pero creedme, el sentimiento de ser un estorbo es superior a mí… No sé qué hacer, temo que esto sea así para toda la vida.

    • Es como si hubiera leído un relato sobre mí misma. Tenemos la misma edad y me siento prácticamente así, La única diferencia es que yo estoy por terminar la carrera y me da mucho miedo salir allá afuera y buscar un empleo, siento que nadie me querrá contratar o que si lo hacen fallaré y me verán como una incompetente. Me da mucho miedo fallar, no ser capaz, no dar el 100. No sé como afrontar esta situación, dependo de mis padres por aun ser estudiante pero muchas veces siento que ellos no merecen una hija que no sea valiente y capaz de trabajar y aportar dinero. Ellos ni se imaginan cómo me siento y me daría mucha vergüenza que lo supieron puesto que han dado su vida por educarme y recibir la mejor educación en escuelas para lograr ser una profesionista, lamentable que me sienta inútil y no les puedo corresponder como debiera.

  3. Hola Yo llevo muchos años con este problema, afrontarlo no es nada fácil,
    Tras varios intentos fallidos tome la decisión de hacer una formación ya que creí que de este modo seria más fácil afrontarlo y salir de este círculo desgastante que no me deja avanzar y seguir mi vida de un modo normal sin depender de nadie.
    Ahora estoy en prácticas y me encuentro en la misma situación de siempre, con un miedo terrible diariamente tan solo con abrir los ojos cuando despierto empieza el terror!

    En el trabajo pierdo la atención, se me olvida todo facilmente, me agobia y necesito salir! Mi único deseo es irme y no volver. todo me resulta demasiado grande para mi. Me da miedo quedarme sola a cargo del trabajo.
    el tiempo se hace eterno com si el reloj se quedase sin pilas, el tiempo no pasa y mi ansiedad aumenta.
    Me imponen mucho los jefes y si me controlan, me miran, me dicen algo o el simple echo de subir el tono de voz aunque no tenga que ver conmigo me angustia, y solo quiero llorar.
    No soy capaz de tener una conversación cómoda con mis compañeros de trabajo, aunque intentan relacionarse conmigo, no puedo relacionarme de un modo normal, siento rechazo.
    Al salir de allí te alivia pero automáticamente vuelves a recordar que mañana hay que volver y lo único que deseas es desaparecer!

    • Hola. Estoy en etapa final de una carrera que me apasionaba, y empecé a trabajar con tanta ilusión, pero desde el primer día fue una pesadilla en mi vida. Me cuesta tanto relacionarme con las personas creo que empezando por ahí, se da un sentimiento de exclusión. Por otra parte, todo el tiempo me equivocaba, teniendo en cuenta mi inexperiencia sería normal, pero pasaban los meses y seguía haciendo mal las tareas, siempre estaba con el temor de haber causado un error, esto hizo que durante 1 año con 7 meses siguiera como simple aprendiz, prácticamente no era nada en aquel trabajo, no me tenían en cuenta y dentro mío tampoco deseaba que me tuvieran en cuenta por el miedo a equivocarme y no ser capaz de afrontar una responsabilidad. Me sentía invisible, cada día despertar para ir a trabajar era una tortura, y al llegar lo único que deseaba era que pronto llegue la hora de salida, pero apenas llegaba a casa y pensaba que mañana debía volver y eso me deprimía, me encerraba en mi habitación con una idea de querer desaparecer de todos. En un año y medio de trabajo siento que no aprendí absolutamente nada de esa carrera que pensaba era mi pasión, y finalmente siento que la culpable de eso soy yo. Es así que hace casi dos meses, al darme cuenta que ya no iba avanzar, renuncie a ese trabajo y ciertamente, fue el día más feliz para mí al sentirme libre . Pero aquel primer trabajo reafirmó ese sentimiento de miedo a la inutilidad que tenía antes de eso, y ahora, sigue aquí tan fuerte, estoy necesitando un trabajo para vivir pero el miedo sigue y simplemente siento que no soy buena en nada y que no hay solución a ello.
      La verdad me alegró leer que no soy la única con este problema. Me gustaría saber si alguien logro superarlo y como lo hizo.

      • Estoy en las mismas. Todavía sigo acá esperando que alguien lo supere para que me diga cómo. Realmente esto me está matando por dentro. :/

      • Hola Ana, te escribo porque hace un tiempo yo estaba igual que tú, el miedo es horrible y lo que mencionas de salir del trabajo y pensar q al otro día debes regresar es horrible, cometemos errores en el trabajo y nos insultando, es lo primero que hacemos. Desde ahí está nuestro error, porque estamos atrayendo cosas malas, y cometeremos más errores en vez de aprender de ellos, yo lo que hice que no fue fácil, después de no ir a muchas entrevistas, de no salir de casa y estar en depresión porq sentía q no sabía hacer nada, un día tuve q salir y enfrentar el miedo, ya lo has escuchado antes verdad? Esa es la respuesta q no quieres escuchar pero es la q te sacará de donde estas, llevo año y medio en mi trabajo , cuando no duraba tres meses en otros, y me siento bien, aún me faltan cosas por aprender pero he dejado de reprocharle errores y de analizarlos, dejo q pase el día y vivo el momento, todo suena ilógico pero eso es lo q debes hacer. Ánimo enfrenta lo q pasarán tu vida y si no sale cm esperabas al menos hiciste el intento, te mando un abrazo, espero pronto te decidas. Saludos

        • Gracias por tu consejo Lili, de hecho se que debo volver a trabajar por qué el dinero es necesario. Y de hecho estoy en búsqueda de uno, mi primer trabajo duro un buen tiempo y aún así era una tortura, tengo miedo de que siempre sea así donde sea que vaya y con lo que sea que haga y que siempre haga todo mal, y por sobre eso se que todo puede ser mejor si aprendo a socializar pero ese también ha Sido mi problema desde siempre, entonces al no saber hacer nada bien y nisiquiera saber socializar es cuando todo se vuelve un asco.

      • El miedo esta en nuestra cabeza, nos imaginamos cosas, que pensaran, que diran, no les caigo bien, se siente algo asi como una oveja en medio de lobos, la salida esta en nuestras manos, no se trata de ser de cierta manera para caerles bien, se trata de ser mas abiertos, empieza a dialogar con alguno de tus compañeros, el que te genere mas confianza, preguntale algo de trabajo, luego empieza a preguntarle como ha estado su dia, o puedes contarle algo sutil que te pasara, hasta que te sueltes un poco, luego trata de igualmanera de aceracarte con otros compañeros, los que esten mas cerca, mira a las personas a los ojos. No te sientas presionada a comportarte de cierta manera, solo debes abrirte un poco a los demas. No sientas que no sabes nada, por que entonces te quedaras estancada. Espero que puedas superar esta etapa. te deso muchos exitos.

    • Me siento igual y necesito el ingreso demasiado, depende de ello el estudio de mis hijas, y ya con 51 años, no es tan fácil cambiar a otro trabajo si ese fuera el problema, pero vengo de un despido que me dejó muy deprimida y este trabajo lo siento amarrado con pinzas, siento que al menor error me darán una patada y me echarán a la calle y por mi edad no podré encontrar nada más.

  4. Hola;
    Sabes, hasta hace 3 meses estaba en una situación de ansiedad y miedo a muchas cosas que me rodeaban… Incluido el miedo al trabajo…. Gracias a Dios, pude superar esto con ayuda de mi familia, lectura y testimonios de autoestima, autocontrol y liderazgo que encontré en you tube. Lo primero que tienes que hacer es en aceptar tu problema, comentarlo a alguien cercano a tu familia, mirarte al espejo y darte valor, no tengas miedo en cagarla de alguna manera en lo laboral ya que así estas haciendo frente a tus temores y eso hará que cada día te sientas ms segura.

    Slds. Desde Peru

  5. Me sentí tan reflejado con este tema,
    Me pasa lo vivo,
    Ando con La respiración semi corta y ando así todo el día.

  6. Mi situación es algo parecida.
    Yo puedo trabajar bien, me siento confiado de mis habilidades y experiencia, pero en cuanto empiezan a mencionar temas de jornadas extras o ir a trabajar en el día de descanso me pones muy ansioso, nervioso, a veces no duermo por la ansiedad que me provoca eso.
    Sé de donde viene el problema, ya que años atrás estuve trabajando jornadas inhumanas y durante los 6 meses que duré así, mi salud física y mental se vieron afectados severamente.
    Ahora simplemente me mencionan eso en los trabajos a los que me entrevistan o ya trabajando me dicen y simplemente yo reacciono con miedo y ansiedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario